Estrategia de salud pública global efectiva y segura para combatir la pandemia de la COVID-19: una combinación específica de micronutrientes inhibe la expresión del receptor (ACE2), entrada celular del coronavirus

El brote de una pandemia depende de dos factores principales: la virulencia del patógeno y la fortaleza de nuestro sistema inmunológico. Se desarrolla una pandemia si el sistema inmunitario de la población mundial se ve comprometido y no puede resistir un virus agresivo u otro patógeno. La única forma comprobada científicamente para que los humanos fortalezcan su sistema inmunológico en general y mejoren la resistencia a una gran cantidad de agentes infecciosos, es a través de la nutrición óptima, en particular la ingesta de micronutrientes (vitaminas, minerales y otros micronutrientes) en forma de una dieta rica en vitaminas y/o suplementos nutricionales.

La infección por el coronavirus actual se ha convertido en una pandemia, porque se ha estado «alimentando» una pandemia preexistente generalizada: una deficiencia crónica de micronutrientes que afecta a cientos de millones de personas en todo el mundo.

Todos los «puntos críticos», donde la actual pandemia se ha extendido particularmente rápido confirmaron esta conclusión. Estos puntos críticos incluyeron países en desarrollo, países industrializados económicamente débiles, grandes ciudades y metrópolis, residencias de ancianos e incluso las tripulaciones de los buques militares que permanecen en alta mar durante períodos prolongados. Todos estos puntos críticos se caracterizaron por desnutrición, malnutrición o consumo de alimentos procesados pobres en micronutrientes. El denominador común que los une es una deficiencia crónica de micronutrientes en la dieta.

COVID-19: una enfermedad sistémica

Al comienzo de la pandemia actual, se pensaba que la COVID-19 era principalmente una enfermedad infecciosa que afectaba a los pulmones de los pacientes. Pronto, sin embargo, quedó claro que el nuevo coronavirus también afectaba directamente a las células endoteliales, el revestimiento celular interno de la pared de los vasos sanguíneos. En comparación con el virus de la infuenza, la causa de la gripe común, con frecuencia se encontraron coronavirus dentro de las células endoteliales y la COVID-19 se asoció con una frecuencia nueve veces mayor de coágulos sanguíneos microscópicos (microtrombos) a lo largo de las paredes de los vasos sanguíneos.

Actualmente, la endotelitis (inflamación generalizada de las células endoteliales a lo largo del sistema de vasos sanguíneo) se considera una de las razones por las cuales la COVID-19 puede afectar esencialmente a todos los órganos, incluyendo el corazón, el cerebro y otros órganos. Por lo tanto, cualquier terapia efectiva contra la COVID-19 no solo debe proteger eficazmente el pulmón sino también el sistema vascular.

Aplicando este conocimiento a la COVID-19, los autores investigaron la eficacia de un conjunto micronutricional compuesto por vitamina C, selenio, cobre, manganeso, N-acetilcisteína, L-lisina, L-prolina, quercetina y EGCG del té verde, en la supresión de la expresión celular de los receptores ACE2, en las células epiteliales pulmonares y endoteliales vasculares.

La administración del conjunto micronutricional (aplicado a 30 mpsc) en los dos tipos celulares, disminuyó en la expresión de ACE2 un 50% en células endoteliales y de un 41% en células epiteliales de vías aéreas. Dado que el número de receptores ACE2 expresados se asocia con un aumento del estado inflamatorio, una disminución en el número de proteínas ACE2 producidas también se asociaría con una disminución de la inflamación. Para probar esta conexión y simular la situación real, tal como ocurre durante la infección por coronavirus, se estimularon las células epiteliales pulmonares con factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), el regulador maestro de la tormenta de citoquinas.

Los resultados mostraron que, en un entorno inflamatorio, es decir, en presencia de niveles elevados de TNF-α, los micronutrientes son aún más efectivos y pueden reducir la expresión del receptor ACE2 en más del 80%. Teniendo en cuenta el hecho de que la proteína ACE2 no solo determina la velocidad de entrada viral en las células, sino que también está involucrada en el secreto activo de las citocinas inflamatorias, manteniendo así un entorno proinflamatorio, estos resultados no pueden sobreestimarse. La composición de micronutrientes probada en este estudio es obviamente capaz de interrumpir el círculo vicioso entre la infección por coronavirus -> aumento de la expresión del receptor ACE2 / aumento de la entrada viral -> aumento del producto de las citocinas inflamatorias -> aumento de la expresión del receptor ACE2 -> inflamación avanzada, etc.

Con el fin de validar el efecto de los micronutrientes, también se evaluó la eficacia de forma individual en la supresión de la producción del receptor ACE2 en células epiteliales de las vías respiratorias.

Todos los componentes individuales, como el ácido ascórbico (vitamina C), epigalocatequingalato del té verde (EGCG), quercetina, N-acetilcisteína como precursor del glutatión, así como los aminoácidos L-lisina y L-prolina, disminuyeron la expresión del receptor ACE2 en un grado variable.

Sin embargo, es importante señalar que las dosis efectivas de estos compuestos para disminuir la expresión celular del receptor ACE2 individualmente, tienen que ser significativamente más altas en comparación con las cantidades de los mismos compuestos utilizados como parte de la combinación de micronutrientes probados.

Por lo tanto, la composición de micronutrientes descrita en dicha publicación sirve como un ejemplo de «sinergia», un principio importante de la biología. La sinergia describe interacciones específicas de compuestos biológicos, que son micronutrientes, que trabajan juntos para producir un efecto que no se puede lograr con ninguno de los nutrientes utilizados solos a una dosis específica. Alcanza un efecto biológico máximo mediante la regulación del metabolismo celular y no requiere grandes cantidades de compuestos bioactivos singulares.

Es de suma importancia indicar que la combinación de micronutrientes descrita no solo es capaz de regular negativamente el receptor ACE 2 en las células pulmonares (epiteliales), sino también en las células vasculares (endoteliales). Esto abre la puerta para usar esta combinación de micronutrientes no solo para reducir la infección pulmonar del coronavirus sino también para proteger el sistema cardiovascular del impacto perjudicial de dicha infección.

No conocemos ninguna descripción anterior en la literatura científica de un efecto tan diferente de los micronutrientes en las «puertas de entrada» celulares del coronavirus, especialmente bajo condiciones inflamatorias. Estos resultados hacen que, las combinaciones específicas de micronutrientes, sean los principales candidatos para interrumpir la espiral, con frecuencia fatal, entre el aumento de la entrada de coronavirus y la inflamación progresiva.

Se ha propuesto que el estrés oxidativo es un factor agravante durante las infecciones por coronavirus. Esta observación está respaldada por el hecho de que fumar cigarrillos y la contaminación del aire, ambos caracterizados por la exposición a altos niveles de radicales libres de oxígeno, se han asociado con un mayor riesgo de COVID-19. Significativamente, también se ha encontrado que fumar aumenta la expresión de los receptores ACE2 en el tejido pulmonar humano, lo que indica que este efecto prooxidativo puede ser contrarrestado por los antioxidantes.

Varios ingredientes de la composición de micronutrientes probada, incluido el ácido ascórbico, los polifenoles del té verde (EGCG), la N-acetilcisteína y la quercetina, son grandes antioxidantes. Estas propiedades podrían ser responsables conjuntamente de la notable eficacia de esta composición micronutricional.

Las conexiones entre la deficiencia de micronutrientes y la inflamación, el estrés oxidativo y los otros mecanismos de enfermedad asociados con las infecciones, están documentadas en miles de publicaciones científicas accesibles (ver Figura 1).

Figura 1.- Justificación científica de una mayor ingesta de micronutrientes como una estrategia de salud global efectiva, segura y asequible para luchar contra la COVID-19 y, al mismo tiempo, para ayudar a prevenir futuras pandemias.

Un beneficio decisivo del enfoque micronutricional presentado aquí es el papel esencial de los micronutrientes en el fortalecimiento del sistema inmunitario, desde un aumento de la producción de glóbulos blancos, a su migración acelerada hacia una infección (quimiotaxis), a una capacidad mejorada para matar y eliminar a los invasores (fagocitosis). Ninguna vacuna o fármaco sintético puede mejorar la respuesta inmunitaria general en la defensa contra los agentes infecciosos en general.

Este estudio identifica las pandemias de coronavirus como enfermedades por deficiencia de micronutrientes promovidas directa o indirectamente por la ingesta subóptima de micronutrientes a largo plazo. En su papel de moduladores de la defensa inmune general y su papel específico en la reducción de la expresión de «puertas de entrada» celulares para los coronavirus, estos compuestos bioactivos naturales deben considerarse como la base para el control exitoso y la prevención de pandemias de coronavirus.

Los micronutrientes deberían formar parte integral de la medicina moderna y un fundamento de la atención médica preventiva. La medicina celular basada en nutrientes combina amplios beneficios para la salud con la seguridad general, un argumento que no se debe descuidar a la luz del hecho de que cada año, mueren decenas de miles de personas por los efectos secundarios de los medicamentos recetados.

Ivanov, V., Ivanova, S., Niedzwiecki, A., Rath, M. Deffective and safe global public health strategy to fight the COVID-19 pandemic: Specific micronutrient combination inhibits Coronavirus cell-entry receptor (ACE2) expresión. Journal of Cellular Medicine and Natural Health 2020


Protocolo micronutricional sistema inmune y COVID-19

Los productos que el Laboratorio LCN recomienda son los siguientes:

CN Base: Vitamina A, Vitamina C, Vitamina D3, Vitamina E, Vitamina B1, Vitamina B2, Vitamina B3, Vitamina B5, Vitamina B6, Vitamina B12, Biotina, Folatos, Zinc, Cobre, Manganeso, Molibdeno, Selenio, Magnesio, Cromo, Coenzima Q10 y Ácido R-lipoico.

Petit CN Base: Vitamina A, Vitamina C, Vitamina D3, Vitamina E, Vitamina B1, Vitamina B2, Vitamina B3, Vitamina B5 ,Vitamina B6, Folatos, Vitamina B12, Biotina, Zinc, Cobre, Manganeso, Calcio, Magnesio, Hierro, Molibdeno, Selenio, Yoduro, Cromo, Colina, Saccharomycesboulardii  y Fructooligosacáridos de cadena corta (scFOS).

InmunoRespir: Vitamina A, Vitamina C, Zinc, N-Acetilcisteína y Quercetina.

CN 2: Vitamina C, Vitamina B1, Vitamina B2, Vitamina B6, Vitamina B12, Magnesio, Ácido alfa R-lipoico, NADH y N-Acetilcisteína.

ADULTOS

Refuerzo:

  • CN Base: 2-0-0 durante las comidas
  • InmunoRespir: 3-0-3 más de 20 minutos antes de las comidas (después de 1 mes o en épocas de baja exposición seguir con 2-0-2)

Si se presentan síntomas, aumentar a:

  • CN Base: 2-0-0 durante las comidas
  • InmunoRespir: 3-0-3 más de 20 minutos antes de las comidas
  • CN2: 1-0-0 más de 20 minutos antes de las comidas

Seguir durante unos meses para evitar las secuelas de la infección.

Si la persona tiene patologías o factores de riesgo como exceso de peso,  elevada hemoglobina glicosilada, glucemia, ferritina y/o fibrinógeno, hipertensión arterial, diabetes, cardiopatía, patología respiratoria, esteatosis hepática, insuficiencia renal, neuropatías, etc.
Añadir: Omega Base: 2-0-0 con las comidas

En personas de edad avanzada o con comorbilidades, consulte con su Delegado Comercial del Laboratorio LCN o contacte con info@laboratoriolcn.com

NIÑOS

Niños de 4 a 8 años:

Refuerzo:

Cuando hay síntomas

Niños de 9 a 17 años:

Refuerzo:

Cuando hay síntomas

Si ya se está tomando cualquier otro producto de La Micronutrición Básica se puede seguir con la misma pauta. Los micronutrientes que se incluyen en La Micronutrición Básica están formulados para trabajar en conjunto, sin presentar contraindicaciones ni efectos secundarios y actúan dentro de los parámetros de la micronutrición óptima.

La información contenida está destinada a profesionales de la salud, con el objetivo de proporcionarles información científica sobre micronutrientes y salud. Es responsabilidad del profesional de la salud evaluar y contrastar la información proporcionada en cuanto a su posible uso y relevancia en la práctica profesional.

Productos LCN