¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Conceptos básicos

Patologías crónicas

Causas

Causas de esta situación:

  • Un elevado porcentaje de la población presenta un desequilibrio nutricional caracterizado por niveles insuficientes de: nutrientes básicos y/o fitoquímicos, y niveles excesivos de: omega 6, grasas saturadas, grasas trans “malas”, AGE/ALE y/o tóxicos.
  • Este desequilibrio nutricional conduce a: estrés oxidativoinflamación crónica y alteración de la expresión genética cuando se sobrepasa la capacidad antioxidante, antiAGE/ALE y antiinflamatoria del sistema antioxidante-antiinflamatorio del organismo.
  • El mecanismo patogénico y nexo común de las patologías crónicas es el estrés oxidativo y la inflamación crónica de los tejidos.
  • Los tratamientos farmacológicos aplicados a las personas con patologías crónicas no corrigen su desequilibrio nutricional, ni mejoran el estrés oxidativo, la inflamación crónica ni la expresión genética, aumentando la toxicidad y acentuando la alteración de los nutrientes básicos para el sistema antioxidante-antiinflamatorio.
  • Los pacientes crónicos se limitan a seguir el tratamiento farmacológico, sin pautas de alimentación, complementos nutricionales ni actividad física.

Deficiencia de nutrientes básicos. En la población general, principalmente en mayores de 60 años, se ha demostrado una deficiencia frecuente de nutrientes básicos y de sus formas activas como: coenzima Q10, ácido lipoico, vitaminas A, D, E, C, B6, B12, folatos, calcio, magnesio, zinc, cobre, manganeso, cromo y ácidos grasos omega 3. El grado y porcentaje de estas deficiencias es mucho mayor en las personas con patologías crónicas.

Deficiencia de fitoquímicos. En la población general, se ha demostrado un bajo consumo de alimentos con fitoquímicos: verduras, hortalizas, frutas, setas y especias. Las necesidades de los principales grupos de fitoquímicos aumentan en las personas con patologías crónicas.

Exceso de moléculas proinflamatorias y prooxidantes. Al mismo tiempo, resulta que en la población aumenta la ingesta de alimentos con: AGE/ALE, tóxicos, glucosa, fructosa, grasas trans "malas", grasas saturadas y grasas omega 6.

Tratamiento farmacológico de las patologías crónicas. Se basa en administrar fármacos que regulan: presión arterial, lípidos, glucemia, obstrucción bronquial, resistencia vascular, ritmo cardiaco, diuresis, dolor..., y la inflamación, pero bloqueando solo una molécula o, de forma general, una vía metabólica.

El tratamiento farmacológico evita y corrige las descompensaciones agudas, pero no actúa directamente en la expresión genética y los mecanismos patogénicos, tiene una acción limitada en la inflamación, puede alterar más la deficiencia de nutrientes básicos, puede producir efectos secundarios y nuevas patologías, no consigue la remisión del proceso y, a menudo, no impide una evolución desfavorable.

Productos naturales y alimentos (dietas) inadecuados. Algunos profesionales, familiares y amigos, a menudo aconsejan al paciente vitaminas y minerales aislados (sin sus “equipos”), o sintéticos, o productos naturales poco fiables, o dietas de moda, que incrementan aún más su desequilibrio nutricional, empeoran la expresión genética y pueden resultar prooxidantes y proinflamatorios.

Por tanto, todas estas condiciones facilitan la manifestación de patologías crónicas, y dificultan una evolución favorable cuando ya están establecidas.