¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Complementos con vitamina B

Las vitaminas del grupo B forman un "equipo" o complejo B que debe darse conjuntamente y diariamente. Las vitaminas B no se acumulan en los tejidos, excepto la vitamina B12, y el ácido fólico que a dosis altas puede acumularse y no ser seguro en las personas que no lo metabolizan correctamente. Las formas coenzimadas presentan ventajas en cuanto a biodisponibilidad y actividad.

Las vitaminas B deben administrarse conjuntamente y diariamente. Las vitaminas del grupo B deben darse conjuntamente ya que se necesitan entre ellas, se potencian y la administración de sólo algunas del grupo puede disminuir la biodisponibilidad de otras. El ácido pantoténico, por ejemplo, se absorbe mejor en presencia de biotina y ácido fólico. Igualmente, el ácido fólico, la B6 y la B12 están muy relacionados en diferentes rutas biosintéticas.

Las vitaminas B son hidrosolubles, lo cual quiere decir que se dispersan por todo el organismo, pero también que no se acumulan sino que su exceso es eliminado por la orina. Por ello deben ser reemplazadas de forma regular.

Las vitaminas B tienen una absorción saturable y una vida media corta. Dosis mayores de 25 a 30 mg de riboflavina no pueden absorberse. La vitamina B12 si que se almacena en el hígado, lo que permite dar dosis altas y espaciadas.

Los complementos que contienen las ocho vitaminas, son denominados complejos vitamínicos B.

Formas coenzimadas activas de vitaminas B. La ventaja más evidente de administrar las formas activas coenzimadas de vitaminas B es la mejor biodisponibilidad, independientemente del estado de funcionamiento del hígado pues el paso por este órgano sería necesario para realizar la activación. El organismo debe añadir un grupo fosfato para transformar las vitaminas B de síntesis en sus formas coenzimadas activas, lo que se consigue fácilmente en personas sanas, pero puede resultar más difícil en personas mayores o con deficiencias nutricionales. Las formas B coenzimadas son idénticas a las utilizadas en el organismo.

Riboflavina y riboflavina-5-fosfato (B2)

La riboflavina es la forma clásica de la vitamina B2 la cual se debe convertir en su forma activa, riboflavina-5-fosfato para poder formar parte como coenzima en el FAD y FMN.

La riboflavina-5-fosfato es la forma más hidrosoluble (y más costosa). Los complementos alimenticios que contienen esta forma vitamínica tornan más rápido y más amarilla la orina, efecto inocuo derivado del propio color de la vitamina.

La deficiencia de riboflavina está asociada a síndromes oculares, fotofóbicos y dermatológicos. Su empleo a dosis moderadas-altas puede mejorar los estados migrañosos.

En un estudio randomizado en personas hipertensas, con tratamiento farmacológico, sin enfermedad cardiovascular manifiesta y con la mutación del gen MTHFR 677TT, se observó que la  suplementación con 1,6 mg de riboflavina /día disminuyó 5 mmHg la presión sistólica media, que se corresponde a reducción de más del 20% de padecer un accidente cerebrovascular. (Carol P., 2013)   

Piridoxina y piridoxal-5-fosfato (B6)

La piridoxina es la forma clásica de la vitamina B6 que debe convertirse en piridoxal-5-fosfato. 

El piridoxal-5-fosfato es la forma coenzimada activa que actúa en el metabolismo y tiene las acciones favorables: antiglicación, antiaterosclerosis, reducción de la homocisteína... etc. Bajas concentraciones plasmáticas de piridoxal-5-fosfato se han relacionado con la presencia de varios marcadores de la inflamación (Sakakeeny 2012).

Ácido fólico y L-metilfolato (folatos)

En los alimentos, aproximadamente el 80% de los folatos se encuentran en forma de poliglutamatos (presentados en varias formas según su estado de oxidación y sustituciones en el anillo), los cuales durante el proceso digestión y metabolismo se reducen a dihidro (DHF) o tetrahidrofolato (THF). El hígado es la mejor fuente ya que el folato se encuentra la forma más activa, 5-metilTHF (Vahteristo L, 1998).

El ácido fólico, entendido como ácido pteroilmonoglutámico, está totalmente oxidado y es la forma sintética que normalmente aparece en los suplementos o alimentos enriquecidos  pero no de forma natural en cantidades significativas.

Cuando tomamos la forma sintética u otros folatos, nuestro cuerpo debe metabolizarlo realizando cuatro etapas hasta llegar a su forma biológicamente activa, L-metilfolato (L-metiltetrahidrofolato)  La última etapa de estas cuatro reacciones está regulada por la enzima metilentetrahidrofolato reductasa (MTHFR) .

Las personas con polimorfismos genéticos del gen que codifica para la MTHFR C677T, pueden no ser capaces de utilizar o metabolizar de forma adecuada el ácido fólico. En estos polimorfismos la enzima parece trabajar de forma limitada, convirtiendo sólo una pequeña parte del ácido fólico y folatos a L-metilfolato. Las personas afectadas necesitan incrementar el consumo de folatos de la dieta o bien suplementarla con L-metilfolato.

La deficiencia de folato se trata con suplementos orales de folato de 400 a 1000 μg por día (Johnson 2007). Este tratamiento es muy eficaz en el rellenado de los tejidos incluso si la deficiencia ha sido provocada por malabsorción (Johnson 2007). Los pacientes con anemia megaloblástica necesitan ser testeados respecto a la deficiencia en vitamina B12 antes de ser tratados con folato porque si el paciente presenta deficiencia de vitamina B12, la adición de suplementos de folato puede mejorar la anemia pero provocar problemas neurológicos (Johnson 2007).

El L-metilfolato (L-metiltetrahidrofolato) es la forma activa natural del folato utilizada a nivel celular para la reproducción del DNA, el ciclo de la cisteína y la regulación de la homocisteína entre otras funciones. La forma no metilada, que es el propio ácido fólico, se encuentra en los vegetales verdes. El ácido fólico sintético trabaja para replicar la acción del folato, pero debe ser escindido en una serie de pasos metabólicos para llegar a L-metilfolato. Aproximadamente un 10-20% de la población general (homozigota TT (Almawi, Finan et al. 2004; McNulty, Pentieva et al. 2008)  no presentan los enzimas necesarios para recibir beneficios del ácido fólico. Otro 40-60% de la población (heterozigota CT (Almawi, Finan et al. 2004)) parece convertir sólo una limitada cantidad de ácido fólico a L-metilfolato. No pueden realizar un procesado completo del ácido fólico suplementado a la RDA o niveles de dosificación superiores. El resto de la población no tiene un polimorfismo MTHFR y pueden metabolizar al completo el ácido fólico. Las personas afectadas podrían necesitar más folatos de los alimentos o L-metilfolato, pero no ácido fólico a dosis altas, ya que no será activo y podría acumularse, con consecuencias negativas para la salud (Bailey and Gregory 1999; Kauwell, Wilsky et al. 2000).

El uso comercial de L-metilfolato en productos farmacéuticos comenzó en Europa a principios de la década actual. Esta aproximación a la suplementación de ácido fólico tiene impacto potencial sobre los cuidados prenatales (defectos del tubo neural, abortos espontáneos recurrentes, bajo peso al nacer y una variedad de complicaciones de alto riesgo en el embarazo relacionadas con la edad), el manejo de la homocisteína (los niveles elevados de homocisteína se asocian frecuentemente a la presencia de polimorfismos en MTHFR (Karakula, Opolska et al. 2009; Van Dam and Van Gool 2009)), y el tratamiento de la depresión (el estado de folatos ha sido asociado a la respuesta a los antidepresivos SSRI y muchos pacientes pueden mejorar su  respuesta a través de los suplementos con L-metilfolato (Stahl 2007; Miller 2008; Farah 2009; Karakula, Opolska et al. 2009)), demencia (el estado de folatos se ha asociado a la eficacia de los neurotransmisores y el comportamiento de la barrera hematoencefálica (Karakula, Opolska et al. 2009; Kronenberg, Colla et al. 2009; Stanger, Fowler et al. 2009; Van Dam and Van Gool 2009)) y problemas relacionados con la diabetes (el estado de folatos tiene un impacto substancial en el cuidado de heridas en la neuropatía diabética (Head 2006). Solo el L-metilfolato puede cruzar la barrera hematoencefálica.

Resumiendo, el metiltetrahidrofolato posee una mayor absorción que el ácido fólico incluso cuando el pH intestinal está alterado, biodisponibilidad no alterada por defectos o alteraciones metabólicas, reduce la posibilidad de enmascarar síntomas hematológicos por deficiencia de B12, reduce interacciones con medicamentos que inhiben la dihidrofolato reductasa, supera los defectos metabólicos provocados por el polimorfismo del gen MTHFR, evita los efectos negativos causados por concentraciones elevadas de ácido fólico no convertido en la circulación periférica. (Scaglione, 2014)

Los complementos de ácido fólico pueden enmascarar una deficiencia de vitamina B12 provocando lesiones neurológicas, ya que el ácido fólico puede mejorar la anemia pero no proteger al sistema neurológico de la deficiencia de vitamina B12.

 

Cianocobalamina y metilcobalamina (B12)

La metilcoblamina es una forma activa de la vitamina B2, con mejor absorción y retención en los tejidos que la cianocoblamina, forma habitualmente utilizada en los complementos, con frecuentes problemas de absorción. 

La metilcobalamina es la forma imprescindible para la optimización del funcionamiento del sistema nervioso. 

NADH

El NADH es un coenzima activo de la niacina muy inestable, pudiéndose alterar por la luz, la humedad, la temperatura y el ácido del estómago. Los complementos de NADH deben garantizar su estabilidad y ser gastrorresistentes.

Complementos con vitaminas B del mercado

Existen muchos complejos B en el mercado, y también suplementos de vitamina B12 y de ácido fólico sintético a dosis altas, pero son muy pocos los de L-metilfolato, metilcobalamina, piridoxal-5-fosfato y las otras formas coenzimadas de las vitaminas B. Existen varios complementos de NADH, pero muy pocos con las otras formas coenzimadas de vitaminas B asociadas. 

Algunos complejos B no contienen las ocho vitaminas del grupo.

Los multinutrientes contienen ácido fólico sintético, cianocobalamina y la mayoría contienen las ocho vitaminas B clásicas del grupo. Las dosis varían desde muy bajas a muy elevadas.

Lo aconsejable es utilizar un multinutriente con las ocho vitaminas B en sus formas coenzimadas, principalmente de la B6 (piridoxal-5-fosfato), B12 (metilcobalamina) y folatos (L-metilfolato), a dosis moderadas, junto con los nutrientes básicos para lograr el equilibrio nutricional.

 

Alimentos con vitamina B

Las vitaminas B e encuentran en todos los alimentos enteros y no procesados. El procesado, o el uso de azúcares o harina, lleva a la disminución del contenido de vitamina B. Estas vitaminas son especialmente abundantes en la carne (sobre todo pavo o atún) y productos derivados tales como el hígado. Otras buenas fuentes son las patatas, los plátanos, lentejas, los chiles, guisantes, melazas, etc.

La cantidad de vitaminas B de los alimentos puede reducirse del 20% hasta el 90% por diversos factores: almacenamiento, procesados, congelado, enlatado, refinado de los cereales, contacto con el aire, luz, y cocción, principalmente el calor.

Las vitaminas A, E, C y B, y los carotenoides, son poco estables, afectándose en mayor o menor medida por dichos factores. Con el almacenamiento y la cocción se produce una gran pérdida de folatos y vitamina C. En los procesos culinarios se pierde un 50% del contenido en folatos; en las frituras un 90%, y al hervir las verduras un 70%.

NADH o Nicotinamida adenina dinucleótido. Es una forma activa de la niacina. Se encuentra en carnes, aves y pescados pero no se conoce si la contenida en alimentos puede ser absorbida y utilizada por el cuerpo.

Folatos. Los vegetales de hojas verdes son una buena fuente de folatos. Espárragos, berro, cebollino, endivia, espinacas, puerro, escarola, hígado, foie-gras, paté, huevo contienen cantidades importantes de folatos. Con el almacenamiento y la cocción se produce una gran pérdida de folatos. En los procesos culinarios se pierde un 50% del contenido en folatos; en las frituras un 90%, y al hervir las verduras un 70%.

Vitamina B12. La vitamina B12 está contenida en alimentos de origen animal: hígado y otras vísceras, foie-gras, paté, conejo, ternera, cordero, buey, aves, pescados, mariscos y quesos madurados. Las plantas no contienen formas de vitamina B12 biodisponibles y con actividad biológica. La vitamina B12 es más estable que las demás, aunque el calor intenso y prolongado también la destruye.

Alimentos con vitaminas del grupo B.

Síntomas de deficiencia

Pérdida de peso, depresión, confusión, pérdida de memoria y otras alteraciones cognitivas, manías, psicosis, demencias, insomnio, debilidad y dolor en extremidades, parestesia, labios agrietados, fotosensibilidad a la luz solar, cheilitis angular, glositis, dermatitis, faringitis, hiperemia, edema de la faringe y mucosa oral, acné, retención de líquidos, hipertensión, anemia microcítica y macrocítica, niveles elevados de homocisteína...

CDR, RDA, IA, UL y MSL

Aunque la mayoría de vitaminas B se elimina regularmente por la orina, el consumo de grandes dosis de ciertas vitaminas B puede producir efectos perjudiciales:

Tiamina (B1)

La CDR es de 1,1 mg. La RDA es de 1.1 mg para las mujeres y de 1,2 mg  para los hombres.

No produce efectos nocivos a dosis altas. La excreción es directamente proporcional a la ingesta, y no se acumula en los tejidos. Sin embargo, no es aconsejable rebasar los 100 mg. en administración prolongada. No se han reportado ingestas máximas toleradas (Anonymousb3 1998), no se conocen casos de toxicidad derivados de una ingesta oral.  Aún así, se han descrito algunos casos de anafilaxia, causada por altas dosis de tiamina en vena o músculo. No obstante, las dosis fueron mayores que las que los humanos son capaces de absorber a partir de una ingesta oral (Anonymousb3 1998).

Riboflavina (B2)

La CDR es de 1,4 mg. La RDA es de 1.1 mg para las mujeres y 1.3 para los hombres.

No produce efectos nocivos a dosis altas. La excreción es directamente proporcional a la ingesta, y no se acumula en los tejidos. Sin embargo, no es aconsejable rebasar los 200 mg en administración prolongada.

Niacina (B3)

La CDR es de 16 mg. La RDA es de 14 mg para la mujer y 16 para el hombre. Las RDA oscilan de 2-12 mg/día en niños, 14 mg/día para las mujeres, 16 mg/día para los hombres, y 18 mg/día para las embarazadas o lactantes.

La UL para la niacina es de 35 mg.

El MSL para la nicotinamida es de 820 mg al día.

Las megadosis (1,5 a 4 gr.) de ácido nicotínico pueden mejorar el perfil lipídico, pero tienen efectos secundarios como: rubefacción en piel, picor, náuseas y lesión hepática.

Se han reportado ingestas máximas toleradas de 35 mg/día a partir de suplementos, fármacos o alimentos enriquecidos (Anonymousb3 1998), a partir de las cuales se han dado casos de rubor (enrojecimiento de la piel, a menudo acompañado de picores y una ligera sensación de quemazón). Una ingesta de 3.000 mg/día de nicotinamida y 1.500 mg/día de ácido nicotínico se asocian con náusea, vómitos y signos y síntomas de toxicidad hepática (Anonymousb3 1998).

Ácido pantoténico (B5)

La CDR es de 6 mg. La IA en adultos es de 5 mg.

No produce efectos nocivos a dosis altas. La excreción es directamente proporcional a la ingesta, y no se acumula en los tejidos. Sin embargo, no es aconsejable rebasar los 1.000 mg en administración prolongada.

Vitamina B6

La CDR es de 1,4 mg. La RDA para las mujeres es de 1,3 a 1,5 para las mujeres y de 1,3 a 1,7 para los hombres.

La UL es de 100 mg.

El MSL es de 93 mg. al día.

Se reportaron ingestas máximas toleradas de 100 mg/día a partir de suplementos, fármacos o alimentos enriquecidos (Anonymousb6 1998), a partir de las cuales pueden aparecer casos de neuropatías sensoriales y lesiones dermatológicas (Anonymous b6 1998).

Biotina (B7)

La CDR es de 50 µg. La IA en adultos es de 30 µg.

No produce efectos nocivos a dosis altas. La excreción es directamente proporcional a la ingesta, y no se acumula en los tejidos. Sin embargo, no es aconsejable rebasar los 2.500 µg en administración prolongada.

Ácido fólico (B9)

La CDR para folatos es de 200 µg. La RDA para adultos es de 400 µg.

La UL es de 1.000 µg.

El MSL es de 600 µg.

No es tóxico. La ingesta máxima tolerada conocida es de 1 mg/día (Anonymousb9 1998), a partir de la cual se enmascaran los signos y síntomas de deficiencia de la vitamina B12, lo que lleva a daños neurológicos permanentes (Anonymousb9 1998).

Se han administrado dosis de hasta 15 mg. al día de ácido fólico, pero actualmente se está cuestionando su seguridad en las personas que no metabolizan correctamente el ácido fólico, incluso a la dosis RDA (complementos de vit B). 

Vitamina B12

La CDR es de 2,5 µg. La RDA es de 2.4 a 3.4 µg para mujeres y de 2.4 µg para hombres.

No es tóxica, pero se almacena en el hígado, y no es aconsejable rebasar los 3.000 µg en administración prolongada.

 

Fármacos y vitaminas B

Las siguientes especialidades comunes administradas a largo plazo, pueden  acentuar una deficiencia marginal de vitaminas del grupo B:

  • Complementos de acido fólico, reducen la absorción vitamina B12.
  • Anticonceptivos orales, afectan a: vitaminas B6, B12, ácido pantoténico y folatos.
  • Sibutramina. Anfetaminas y similares afectan a la vitamina B1 y B6.
  • Sulfasalacina, afecta a los folatos.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE), afectan a los folatos. Salicilatos, afectan a: folatos y ácido pantoténico.
  • Antiácidos, afectan a: folatos y vitamina B12.
  • Antagonistas H2 (cimetidina, ranitidina...), afectan a: vitamina B12 y folatos.
  • Omeprazol (inhibidores de la bomba de protones), afecta a: vitamina B12 y folatos.
  • Metformina, afecta a: vitamina B12 y folatos.
  • Alopurinol, afecta a la vitamina B12.
  • Furosemida, afecta a: tiamina, vitamina B6 y folatos.
  • Tiazidas, afectan a los folatos.  
  • Digoxina, afecta a la tiamina.
  • Reemplazo hormonal, afecta a la vitamina B6.
  • Broncodilatadores (salbutamol, terbutalina, teofilina...), afectan a la vitamina B6.
  • Colchicina, afecta a la vitamina B12.

Los inhibidores de la bomba de protones como el omeprazol o pantoprazol y los antagonistas de los receptores H2 como la ranitidina o famotidina suprimen la producción del ácido gástrico. Esto puede conllevar a una malabsorción de vitamina B12 debido a que el ácido gástrico secretado es necesario para separar la vitamina B12 de las proteínas alimentarias ingeridas, y para que el factor intrínseco, componente necesario para la absorción de dicha vitamina, sea excretado por las mismas células. El uso crónico de estos fármacos (> 2 años) puede acentuar una deficiencia margial (Jameson, 2013).