¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Nutrientes y patologías

Obesidad

Ácido lipoico, vitamina D, calcio, magnesio, cromo y carnitina.

Vitamina D

La vitamina D al ser liposoluble se almacena en el tejido adiposo, resultando que a igualdad de ingesta y de exposición al sol, las personas con exceso de peso tienen una situación más precaria de esta vitamina.

La hipovitaminosis D se asocia con la obesidad, la resistencia a la insulina y la inflamación sistémica. (Ver vitamina D).

Calcio

El calcio interviene en la lipogénesis y lipólisis, y tiene un importante papel en la regulación del peso corporal humano y la absorción de grasas de la dieta. (Ver calcio).

Magnesio

Cada vez existe más evidencia clínica y epidemiológica de que la ingesta dietética de magnesio o sus suplementos están inversamente asociados con el desarrollo de síndrome metabólico y sus componentes, y que la deficiencia de magnesio lleva al desarrollo de síndrome metabólico y cada uno de sus componentes (ver magnesio).

Ácido lipoico y cromo

Ácido lipoico y cromo tienen una acción antiAGE/ALE y reducen los niveles de glucosa e insulina, lo que resulta muy beneficioso en la obesidad, y podría ayudar a reducir masa grasa. Además, se han demostrado las acciones antioxidante, antiglicación, antiinflamatoria y detoxificante del ácido lipoico.

El ácido lipoico tiene una acción detoxificante de metales (mercurio, cadmio…) contaminantes, tóxicos…, fundamental en las personas obesas que pierden peso debido a que todas estas sustancias acumuladas en el tejido graso se liberan a la sangre.

El ácido lipoico reduce peso y cintura en las personas con sobrepeso y obesidad, y es el antioxidante ideal para tratar la obesidad y sus patologías asociadas. (Ver ácido lipoico y cromo).

Carnitina

Altos niveles de carnitina a nivel muscular facilitan un aumento de la resistencia física al consumir primero los lípidos y asegurar unos niveles de carbohidratos adecuados para mantener esa resistencia. En el caso de los obesos, podríamos hablar de un "quemagrasas". (Ver carnitina).

En el estudio NHANES 2001-2008 muestra que un alto porcentaje de la población tiene dificultades para cumplir la ingesta recomendada de vitaminas A, C,D y Emagnesio y calcio. Aunque los adultos con peso normal ingieran más calorías que un adulto con sobrepeso u obesidad,  nos indica que podrían haber algunos factores relacionados con el estilo de vida tales como mayor ejercicio físico y posiblemente también factores genéticos que favorecieran un peso adecuado. El estudio concluye que los adultos obesos en comparación con los adultos de peso normal tienen menor ingesta de micronutrientes y una alta prevalencia de estado inadecuado de micronutrientes.(Sanjiv Agarwal, 2014).