¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

ASOCIACIONES ENTRE ENFERMEDADES CRÓNICAS, POLIFARMACIA Y PROBLEMAS RELACIONADOS CON LA MEDICACIÓN ENTRE LOS BENEFICIARIOS DE MEDICARE

NEWSLETTER JUNIO 2019El uso incorrecto, interacciones, eventos adversos y regímenes subóptimos de medicamentos son en parte responsables de los costes económicos evitables asociados con el uso crónico de medicamentos. Para abordar este problema, en 2003, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) propusieron que se creara un sistema para revisar las pautas posológicas de medicamentos para optimizar su uso, y mejorar de esta forma, los resultados de salud y reducción de los costos de atención médica.

Por ello, el objetivo de este estudio ha sido dilucidar las asociaciones entre las características de los pacientes, las enfermedades crónicas, la polifarmacia y las interacciones o problemas relacionados con la medicación (PRM) para identificar y priorizar qué pacientes con una carga de enfermedad significativa, pueden beneficiarse más de los servicios de la gestión de terapia de medicamentos (GTM).

Para ello se ha realizado un análisis retrospectivo y transversal del proveedor nacional de la GTM. Los beneficiarios fueron excluidos del estudio si tenían menos de 65 años o no tenían un recuento de PRM registrado. Para este estudio, la polifarmacia se definió como tener prescritos 11 o más medicamentos crónicos únicos cubiertos por el Medicare.

Los datos recogidos fueron tratados con un software específico que analizó el número de medicamentos crónicos en un período de 4 meses antes de la fecha de evaluación, si el beneficiario tenía patologías crónicas calificables y el costo total de los medicamentos pagados por el plan y el beneficiario en los 3 meses anteriores. Los investigadores obtuvieron un conjunto de datos no identificados que incluía edad, sexo, cantidad de medicamentos de uso crónico, condiciones crónicas que tenía un beneficiario y una lista de PRM informados al CMS. Las afecciones crónicas se limitaron a aquellas que el proveedor del plan de seguro de Medicare utilizó como criterios de calificación para recibir los servicios de la GTM.

La muestra inicial consistió en 28,948 beneficiarios de Medicare. De ellos, 995 se excluyeron según la edad (menores de 65 años) y otros 188 se excluyeron de los PRM no declarados, lo que resultó en una muestra final de 27,765 beneficiarios. Los beneficiarios en este estudio tenían una edad media de 76 años, predominantemente mujeres (59,0%), utilizaban una media de 11 (± 4) medicamentos crónicos y tenían 17.006 PRM en la población evaluada. En la población general, hubo 10,280 (59.0%) PRM, lo que sugiere un uso inseguro de medicamentos. Los resultados de la recogida de datos fueron:

  • 2,684 (15.0%) PRM identificaron problemas potenciales con la adherencia farmacológica.
  • 1,727 (10.0%) PRM recomendaron terapia de medicación farmacológica adicional.
  • 1,843 (11.0%) PRM identificaron serias interacciones farmacológicas.
  • 593 (3.0%) PRM recomendaron exámenes o controles adicionales de enfermedades crónicas.
  • 321 (2.0%) PRM reflejaron recomendaciones de ahorro de costos.
  • 27 (0.2%) PRM no pudieron ser categorizados.

El sexo femenino, la ICC, la depresión, la diabetes, la enfermedad renal terminal (ERT), la hipertensión y las afecciones respiratorias se asociaron significativamente con la presencia de PRM. Entre las condiciones crónicas de salud, la depresión tuvo la relación más fuerte con PRM, y otras condiciones crónicas con asociaciones significativas incluyeron ICC, diabetes, ERT, hipertensión y afecciones respiratorias.

Los beneficiarios de Medicare con 11 o más medicamentos tenían aproximadamente 2 veces más probabilidades de experimentar un PRM que aquellos que tomaban menos medicamentos. Las probabilidades de un beneficiario de Medicare de incurrir en un PRM aumentaron en un 10% con la adición de un medicamento crónico.

Esta revisión retrospectiva de la base de datos reveló asociaciones significativas entre la edad, el sexo, la polifarmacia, las enfermedades crónicas específicas (por ejemplo, la depresión, la ERT, la ICC, las afecciones respiratorias, la diabetes y la hipertensión) y los PRM. Investigaciones anteriores encontraron que los PRM se asociaron significativamente con la polifarmacia, con más de 3 enfermedades crónicas, un gasto anual en medicamentos superior a 3,144 $, edad, sexo, raza, región y mayor utilización de la atención médica. Los servicios de la GTM son valiosos para los pacientes con enfermedades crónicas múltiples, ya que identifican y abordan los PRM para reducir hospitalizaciones innecesarias y visitas de emergencia. Este estudio se suma a este conjunto de conocimientos mediante la identificación de enfermedades crónicas y características que están fuertemente asociadas con los PRM.

Entre las enfermedades crónicas evaluadas en este estudio, los beneficiarios con depresión tenían las probabilidades más altas (casi 1.6 veces) de incurrir en un PRM. En los Estados Unidos, aproximadamente el 11% de los adultos mayores de 71 años experimentan depresión, y lo que se agrega a la complejidad es que los adultos mayores tienen menos probabilidades de reconocer o admitir que experimentan síntomas depresivos. Además, varias afecciones crónicas de salud pueden influir en la gravedad y la prevalencia de la depresión. Un metanálisis anterior destacó la fuerte relación entre la depresión y los PRM en relación con la falta de adherencia. Además, los adultos mayores con síntomas depresivos comúnmente usan medicamentos de alto riesgo. Los hallazgos de investigaciones anteriores y este estudio sugieren que pueden encontrar un mayor número de PRM entre los beneficiarios elegibles con depresión que los que no lo tienen.

Este estudio también reveló que los beneficiarios de Medicare con ICC, diabetes, ERT, afecciones respiratorias o hipertensión también tenían probabilidades significativamente mayores de incurrir en PRM. Estas condiciones son complejas y requieren un uso continuo y constante de medicamentos para mitigar la progresión de la enfermedad. Si bien la depresión tenía el mayor riesgo de PRM, las asociaciones observadas con estas afecciones crónicas, junto con la abrumadora carga que estas afecciones representan para los pacientes y el sistema de atención médica, sugieren que estos también son objetivos dignos para los programas de optimización de medicamentos.

La polifarmacia sigue siendo un desafío importante en la medicina geriátrica, dada la prevalencia de múltiples enfermedades crónicas entre los adultos mayores, lo que conlleva un mayor riesgo de interacciones entre medicamentos. Una revisión reciente destacó 6 de 9 investigaciones que encontraron asociaciones positivas entre la polifarmacia y la falta de adherencia a la medicación. Weng et al. (2013) reportó que la polifarmacia se asociaba positivamente con la presencia de medicamentos potencialmente inapropiados entre los adultos mayores (por ejemplo, los criterios de prescripciones potencialmente inapropiadas (STOPP) de Screening Tool of Older Person). Por otra parte, Guthrie et al. (2015) informaron que el número de fármacos se asoció positivamente con la prevalencia de interacciones farmacológicas.

Los autores concluyen que las personas con un diagnóstico de depresión o presencia de polifarmacia tuvieron la mayor probabilidad de incurrir en un PRM. Además, los diagnósticos de diabetes, ICC, ERT, afecciones respiratorias e hipertensión se asociaron significativamente con mayores probabilidades de incurrir en un PRM. Dar prioridad a los pacientes de Medicare con estas características puede mejorar el efecto de los programas de la GTM, al mismo tiempo que optimiza los resultados de salud y utiliza los recursos de atención de salud de manera más eficaz.

Almodóvar AS, Nahata MC. Associations Between Chronic Disease, Polypharmacy, and Medication-Related Problems Among Medicare Beneficiaries. J Manag Care Spec Pharm. 2019 May;25(5):573-577.

 

LCN NEWS 0219 MB

LA MICRONUTRICIÓN BÁSICA EN PACIENTES POLIMEDICADOS

La Micronutrición Básica se compone de tres complementos nutricionales que aportan los micronutrientes básicos para la nutrición y funcionamiento celular: CN Base (conjunto equilibrado de vitaminas en forma activa, minerales biodisponibles, coenzima Q10 y ácido R-lipoico), Omega BaseLCN (conjunto equilibrado de omega 3 (ALA y DHA) y omega 6 (GLA)) y Amino BaseLCN (conjunto equilibrado de todos los aminoácidos esenciales y condicionalmente esenciales junto con nucleótidos, colina e inositol). En las enfermedades crónicas como en la depresión, diabetes, insuficiencia cardíaca, EPOC, insuficiencia renal... existen desequilibrios micronutricionales debidos a la propia patología y la administración crónica de varios fármacos. Estos desequilibrios están relacionados con déficits, hipercatabolismo y descompensaciones en varios grupos de micronutrientes (aminoácidos esenciales y no esenciales, colina, vitaminas, inositol, ratio omega6/3...). Por ello, los micronutrientes básicos se aportan siempre en conjunto, en dosis equilibradas y fisiológicas. La Micronutrición Básica actúa en el nexo común de todas estas patologías que es el exceso de oxidación e inflamación de los tejidos y potencia al máximo la regeneración y reparación celular.

 

VOLVER A LOS NEWSLETTER

Subcribase a nuestro newsletter (todos los campos son obligatorios)
Términos y Condiciones