¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Información útil

Cuando consideramos que un alimento puede tener acción: antioxidante, antiinflamatoria, prooxidante o proinflamatoria, es en las personas con estrés oxidativo e inflamación crónica en sus tejidos por: obesidad, hipertensión, diabetes, asma y/o enfermedades crónicas. Las personas sanas y jóvenes tienen mecanismos para compensar y equilibrar nutrientes y tóxicos que las hacen mucho menos vulnerables.

La alimentación influye en el inicio y la evolución de las enfermedades mediante su acción sobre la capacidad: antioxidante, antiAGE/ALE, antiinflamatoria y detoxificante, del sistema antioxidante-antiinflamatorio del organismo, lo que dependerá directamente de su contenido en: