¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Conceptos básicos

Alimentos ecológicos

Los alimentos ecológicos son productos que se cultivan y procesan sin: abonos sintéticos (nitrogenados o fosforados) ni pesticidas sintéticos, ni conservantes sintéticos, ni irradiación, ni ingeniería genética. Se cultivan con fertilizantes naturales. Los animales pueden pastar al aire libre y disponen de unas dimensiones mínimas por cabeza para alojarse, se alimentan con productos ecológicos (sin piensos sintéticos) y se crían sin medicamentos (vacunas, hormonas, antibióticos...).

Los alimentos ecológicos contienen menor cantidad de contaminantes y nutrientes con acciones prooxidantes y proinflamatorias, y mayor cantidad de nutrientes con acciones antiinflamatorias y antioxidantes.

Contenido en tóxicos. Los alimentos ecológicos contienen menor cantidad de contaminantes y aditivos con efectos adversos. Los vegetales ecológicos contienen menores cantidades de nitratos que los convencionales, variando según la verdura u hortaliza: así la espinaca contiene un 28% menos, la lechuga un 35%, y la espinaca un 68%.

Se han realizado estudios en los que se demuestra que los niveles de pesticidas en personas con alimentación ecológica son muy inferiores a los de personas con alimentación no ecológica (Lu 2006).

Contenido en nutrientes. Los alimentos ecológicos contienen una mayor cantidad de vitaminas, minerales, fitoquímicos (carotinoides, bioflavonoides...), grasas omega 3, grasas trans "buenas" y proteínas, y una menor cantidad de grasas omega 6 y saturadas "malas"; que los alimentos convencionales.

Por ejemplo: la naranja ecológica contiene un 20% más de vitamina C, la lechuga un 25% más de potasio, la judía un 15.7% más de hierro, las fresas un 25% más de fitoquímicos, el pimiento un 17% más de fitoquímicos, la manzana un 15% más de fitoquímicos, el huevo un 2,6% más de proteínas, la carne de conejo un 7.8% más de proteínas y un 42% menos de grasa... (Raigón MD, 2007).

La International Research Association for Organic Food Quality and Health (FQH) publicó los últimos resultados de sus investigaciones, entre las que destaca: las hortalizas de hoja ecológicas contienen entre un 5% y un 90% más de vitamina C, los cereales ecológicos entre un 10% y un 12% más de proteínas, y los alimentos ecológicos un 20% de media más de nutrientes.

El proyecto QLIF, coordinado por Carlos Leifert, es la mayor investigación realizada en productos ecológicos, integrando 15 países, con una duración de 4 años. Este proyecto demuestra, entre otros muchos datos favorables a los alimentos ecológicos, que los vegetales ecológicos contienen hasta un 40% más de antioxidantes, y la leche ecológica contiene un 20% más de carotenoides, un 30% más de vitamina E y provitamina A, un 60% más de omega 3 y entre un 40% a un 80% más de ácido linoleico conjugado (CLA), un ácido graso trans "bueno" que en su forma natural tiene acción antiinflamatoria y anticancerígena, y se encuentra principalmente en el queso ecológico.

Omega 6 y omega 3. La cantidad de grasas omega 6 y omega 3 en las carnes, la leche y los huevos, depende de lo que coman los animales. El maíz y la soja no contienen omega 3 y si muchos omega 6, mientras que la hierba y el forraje contiene omega 3. Por tanto, en los animales alimentados con pastos, o piensos con harina de linaza, su carne, leche y huevos tendrán una buena proporción entre omega 6 y omega 3, que puede llegar a ser de 1/1. Mientras que los alimentados con los piensos habituales, sus productos pueden tener una proporción entre omega 6 y omega 3 de 20/1, y hasta de 40/1. (Weil 2002, Simopoulos 1989).

Por tanto, los productos de carnes, leche y huevos ecológicos óptimos son los que puede conocerse el tipo de alimentación de los animales (pienso ecológico de maíz y soja, forraje, criados en pastos...) o bien, que indique: alto contenido o rico en omega 3.