¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Conceptos básicos

Sistema antioxidante-antiinflamatorio

Sistema Antioxidante-Antiinflamatorio, le llamaremos SAA.

Concepto de SAA

El SAA es un complejo “sistema” del organismo cuya función es evitar y reducir el:

El SAA representa la capacidad antioxidante, antiAGE/ALE y antiinflamatoria del organismo, regulando la oxidación, glicación e inflamación de los tejidos.

El SAA es una forma (un sistema) que tiene el organismo para evitar y mejorar las patologías crónicas.

Componentes del SAA

El SAA está formado por nutrientes básicos y fitoquímicos.

Nutrientes básicos. Nutrientes que trabajan sinérgicamente, imprescindibles para el sistema antioxidante-antiinflamatorio, la correcta expresión genética y el funcionamiento del organismo. Son nutrientes esenciales o semiesenciales concretos y conocidos como:

  • Vitaminas.
  • Minerales.
  • Coenzima Q10.
  • Ácido lipoico.
  • Aminoácidos esenciales.
  • Ácido linoleico (LA).
  • Ácido alfa linolénico (ALA).
  • Ácido gammalinoleico (GLA).
  • Ácido eicosapentaenoico (EPA).
  • Ácido docosahexaenoico (DHA).

Fitoquímicos. Sustancias que cooperan con los nutrientes básicos, no nutrientes ni imprescindibles para el funcionamiento del organismo, pero si necesarias en cantidad y variedad suficiente para el funcionamiento del sistema antioxidante-antiinflamatorio. Son sustancias muy numerosas y poco conocidas de los vegetales como:

  • Carotenoides (betacaroteno, luteína, licopeno, zeazantina, astaxantina…).
  • Isoflavonas.
  • Bioflavonoides (quercetina, resveratrol, curcumina, silimarina…).
  • Fitoesteroles (beta-sitosterol…).
  • Clorofila, Capsaicina, Piperina, Betaína…, etc., etc.

El SAA está formado por “equipos” de sustancias que se necesitan entre ellas, interrelacionan, colaboran… y no pueden actuar por si solas. Es decir, un componente del SAA puede ser antioxidante o antiAGE/ALE in vitro o in vivo, pero para ejercer su función en el SAA del organismo necesita de todos los demás componentes.

Modo de acción del SAA

Para ejercer su función, evitando y mejorando la inflamación crónica de los tejidos y las patologías crónicas, elSAA debe conseguir:

  • Evitar y reducir el exceso de radicales libres y de AGE/ALE.
  • Evitar y mejorar el exceso de moléculas proinflamatorias y la falta de antiinflamatorias y reparadoras.

Evitar y reducir el exceso de radicales libres y de AGE/ALE

La capacidad antioxidante y antiAGE/ALE del SAA viene determinada por:

  • Los nutrientes básicos aportados y sintetizados, pero nunca por uno solo (que no actúa por sí mismo) sino por la interacción de todos ellos: coenzima Q10, ácido lipoico, vitamina A, vitamina E, vitamina C, zinc, selenio, cobre, manganeso, cromo, magnesio, calcio, ácidos grasos, aminoácidos..., y vitaminas B como coenzimas, siendo fundamental la presencia y concentración de cada uno de ellos. Por más alto que sea el aporte de fitoquímicos mediante complementos o alimentos, si hay deficiencia de una sola forma activa de nutriente básico, no se conseguirá reducir el exceso de radicales libres.
  • Los fitoquímicos antioxidantes de los alimentos, decisivos para que los nutrientes básicos eliminen los radicales libres en exceso y puedan ejercer correctamente su acción en el proceso de la antioxidación. Por más alto que sea el aporte de vitaminas, minerales y factores vitamínicos, si no se aportan mediante la alimentación los tipos y la cantidad correcta de fitoquímicos no se conseguirá reducir el exceso de radicales libres.

En general, los antioxidantes actúan en una especie de "red cooperativa", empleando una serie de reacciones redox. Aspectos tales como la compartimentalización en la formación de especies oxigenadas reactivas y localización de los antioxidantes, su síntesis y transporte, la capacidad de inducir esa defensa antioxidante y la cooperación (y/o compensación) entre los diferentes antioxidantes son los determinantes de la competencia del sistema antioxidante (Blokhina, Virolainen et al. 2003).

Los niveles óptimos de las formas activas de nutrientes básicos y de los fitoquímicos evitan y reducen: la oxidación de los ácidos grasos precursores, la lipoxidación, la glicación, el exceso de AGE/ALE... y la alteración de la expresión genética que conduce a los trastornos y enfermedades. 

Evitar y mejorar el exceso de moléculas proinflamatorias y la falta de antiinflamatorias y reparadoras

La capacidad antiinflamatoria del SAA viene determinada por:

Las formas activas de nutrientes básicos aportados y sintetizados:

  • Ácido grasos básicos: LA, GLA, ALA, EPA y DHA, que influirán en los niveles de AA, DGLA, EPA y DHA.
  • Aminoácidos básicos, que activan la enzima D-6-D.
  • Vitaminas y minerales básicos, necesarios para todas las encimas del metabolismo de los ácidos grasos y también para evitar su oxidación.
 
Algunos fitoquímicos de los alimentos, que inhiben la enzima D-5-D, reduciendo los niveles de AA y aumentando los de DGLA.