¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Conceptos básicos

Nutrientes

  • Concepto de nutriente
  • Carbohidratos
  • Grasas
  • Proteínas
  • Minerales
  • Vitaminas
  • Factores vitamínicos
  • Fitoquímicos
  • Enzimas y coenzimas
  • Probíoticos
  • Prebíoticos
  • Agua
  • Nutrientes esenciales
  • Formas activas de los nutrientes 

Concepto de nutriente

Son las sustancias químicas vitales para el crecimiento y mantenimiento del organismo al aportarle: energía, materiales de sus estructuras (tejidos) y factores necesarios para las reacciones químicas celulares. Los nutrientes están contenidos principalmente en los alimentos, pero algunos pueden sintetizarse en el propio organismo.

Básicamente son: carbohidratos (glucosa), grasas (ácidos grasos), proteínas (aminoácidos), minerales, vitaminas y factores vitamínicos.

Carbohidratos

Los hidratos de carbono pueden considerarse la energía inmediata del organismo.

Glucosa, es el componente básico de los carbohidratos, formando los azúcares y almidones. A excepción de la fibra que no se digiere ni se absorbe, todos los hidratos de carbono se convierten en glucosa, que es el principal combustible orgánico para las células del  organismo.

Fibra, son hidratos de carbono que no se digieren ni absorben, eliminándose con las deposiciones. Sin embargo, son absolutamente necesarios para la salud por: las funciones que tienen en el aparato digestivo, ayudar a prevenir muchas enfermedades y, lo más importante: estabilizar el nivel de glucosa en sangre, ayudar a controlar los oxidantes y eliminar sustancias tóxicas.

Grasas

Las grasas pueden considerarse la reserva de energía del organismo.

Ácidos grasos, son los componentes básicos de las grasas: saturados, monoinsaturados omega 9 (ácido oleico...), poliinsaturados omega 6 (ácido linoleico LA, ácido araquidónico AA...) y poliinsaturados omega 3 (acido alfa linolénico ALA, ácido eicosapentaenoico EPA, ácido docosahexaenoico DHA...). Las grasas son la sustancia orgánica que proporciona una reserva de energía, y también forman parte de las membranas celulares y son indispensables para ciertas reacciones químicas celulares básicas.

Colesterol, es un compuesto graso sintetizado en el cuerpo y que se encuentra en productos animales, precursor de: vitamina D, diversas hormonas y ácidos biliares.

Proteinas

Las proteínas son el componente estructural básico del organismo y de su sistema hormonal e inmunológico. El cuerpo humano está formado principalmente por proteínas y agua.

Aminoácidos, son los componentes básicos de las proteínas: leucina, isoleucina, valina, metionina, lisina, treonina, fenilalanina, triptófano, cisteína... Con los alimentos consumimos proteínas que durante la digestión se descomponen en sus aminoácidos. Estos aminoácidos pueden absorberse, pasar a la sangre, llegar al hígado y combinarse de diferentes formas para constituir todas las proteínas del organismo, que son la sustancia orgánica fundamental para producir tejidos, hormonas, anticuerpos, enzimas...

Minerales

Son los elementos inorgánicos básicos para formar las estructuras (tejidos) del organismo y conseguir las reacciones químicas celulares necesarias (colaboran con las enzimas).

Los vegetales los obtienen del suelo y los animales de los vegetales y del agua.

Macrominerales, son& los minerales que se necesitan en cantidades mayores: calcio, magnesio, potasio, fósforo, cloro, sodio y azufre.

Oligoelementos o microminerales, son los mineralesque se necesitan en cantidades pequeñas: cobre, cromo, hierro, manganeso, zinc, selenio, yodo, molibdeno, fluor, boro, silicio...

Vitaminas

Son sustancias orgánicas que deben aportarse de los alimentos en cantidades muy pequeñas para conseguir las reacciones químicas celulares necesarias: vitaminas A, D, E, K, C, B: tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, B6 & B12, folatos...

Las vitaminas necesitan de los minerales para actuar, y no pueden sintetizarse, a excepción de alguna como la vitamina D y la niacina (B3).

Factores vitamínicos

Son sustancias orgánicas que no están clasificadas como vitaminas pero sin ellas no son posibles la mayoría de reacciones químicas celulares necesarias para el funcionamiento del organismo y para mantener la salud: coenzima Q10, ácido lipoico, taurina, carnitina, colina, inositol...

Todos los factores vitamínicos pueden ser sintetizados en el organismo a partir de nutrientes esenciales, y también se encuentran en los alimentos. Sin embargo, en edad avanzada y en patologías crónicas, los factores vitamínicos, especialmente los básicos para el sistema antioxidante-antiinflamatorio como coenzima Q10 y ácido lipoico, pueden volverse esenciales y se tienen que aportar del exterior.

Fitoquímicos

Son sustancias que se encuentran en las plantas y tienen una actividad biológica importante para mantener la salud, colaborando con los nutrientes esenciales en el sistema antioxidante-antiinflamatorio del organismo. Su función todavía no es bien conocida.

Algunos fitoquímicos están clasificados como nutrientes y otros no. Se han identificado más de 900 fitoquímicos distintos, entre los que están: carotenoides, bioflavonoides, fitoestrógenos, indoles, fenoles, saponinas, tioles y lignanos. Se está evaluando sus acciones positivas y negativas, y en la mayoría de estudios son beneficiosos en la prevención y tratamiento de enfermedades, pero también se están descubriendo efectos nocivos.

Enzimas y coenzimas

Enzimas son proteínas que aceleran las reacciones químicas celulares o posibilitan que se produzcan, sin alterarse.

Coenzimas son la forma activa de muchas vitaminas, colaborando con los enzimas para facilitar la reacción química correspondiente, siendo necesarias para que estos puedan actuar.

Probióticos

Son los microorganismos vivos que se adicionan a un alimento y al ser ingeridos producen efectos beneficiosos como contribuir a equilibrar la flora bacteriana intestinal, ayudando al proceso digestivo y ejerciendo una acción: antimicrobiana, antitóxica, antiinflamatoria y de potenciación del sistema inmunológico.

Los probióticos más comunes son las distintas cepas de lactobacillus y bifidobacterias.

Prebióticos

Son sustancias no digeribles de los alimentos que promueven el crecimiento en el colon de bacterias saludables como lactobacillus y bifidobacterias.

El prebiótico no se absorbe de forma significativa y sirve como alimento para las bacterias probióticas, favoreciendo su crecimiento. Son la inulina, fructooligosacáridos y oligofructosas que se encuentran en frutas, verduras y hortalizas. Mejoran el estreñimiento y la absorción del calcio.

Agua

El cuerpo humano está formado por un 60% a 70% de agua. Es el medio de transporte para los nutrientes y regula las reacciones químicas.

Es necesario aportar unos dos litros de agua al día, en forma líquida y como componente de alimentos.

Nutrientes esenciales

Son los nutrientes necesarios para mantener la vida, el crecimiento y la reparación tisular, que deben obtenerse de los alimentos ya que el organismo no puede sintetizarlos o lo hace en cantidades insuficientes.

Los nutrientes esenciales son necesarios para la expresión correcta de los genes. Los niveles alterados de uno solo puede conducir a una expresión genética alterada causando trastornos o enfermedades. 

Existen nutrientes no esenciales en condiciones óptimas, pero esenciales en determinados estados carenciales: edad avanzada, presencia de factores de riesgo y/o ciertos estados patológicos. Son los nutrientes "semiesenciales" como: Coenzima Q10, Ácido lipoico, Carnitina, Taurina, Cisteína, Glutamina...

Formas activas de nutrientes

Son las formas de nutrientes metabolizadas y preparadas para actuar y ejercer su función en el organismo. Habitualmente los nutrientes los ingerimos en sus formas clasicas y se convierten en el organismo en sus formas activas.

En condiciones óptimas todos los nutrientes se convierten en sus formas activas, pero un porcentage elevado de la población no puede metabolizar correctamente ciertos nutrientes esenciales y semiesenciales, presentando deficiencia de sus formas activas en los tejidos. 

Niveles adecuados de las formas activas de los nutrientes esenciales y semiesenciales son necesrios para una correcta  expresión genética. Niveles inadecuados de uno dolo de estos nutrientes puede conducir a una expresión de genes alterada que ocasione trastornos y enfermedades.