¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

http://paysdemontbeliard-tourisme.com/?pharmacie=acheter-cialis-20mg-en-pharmacie&fc8=26 Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Minerales

Calcio

Calcio y patologías crónicas

http://artisan-comtois.com/?pharmacie=prix-comprime-cialis&c50=6c generique du cialis en france El inicio, la evolución y los síntomas de las patologías crónicas, dependen de la expresión genética y del  cialis temoignage sistema antioxidante-antiinflamatorio  viagra pfizer preisvergleich del organismo, que a su vez dependen de los  vademecum 1 mg propecia nutrientes básicos y sus formas activas.

El calcio es el elemento mineral más abundante en el cuerpo humano. El cuerpo humano promedio contiene, en total, aproximadamente 1 kg, 99% del cual está en la forma de fosfatos cálcicos y se almacena mayoritariamente en los huesos y dientes (Anonymous 2008). El resto del calcio corporal tiene otros usos importantes, tales como la exocitosis, con papel relevante en la liberación de neurotransmisores y la contracción muscular. Una deficiencia a largo plazo del calcio puede llevar a una pobre coagulación sanguínea y, en el caso de mujeres postmenopáusicas, llevar a osteoporosis.

costo de kamagra La deficiencia de calcio predispone a muy diversas patologías como: osteoporosis, cálculos renales, cáncer, hipertensión, obesidad y resistencia a la insulina. Mientras que la función metabólica fundamental del calcio es la de servir de segundo mensajero, acoplando respuestas intracelulares con señales extracelulares, la deficiencia nutricional del calcio se manifiesta a niveles más altos de organización: 1) depleción de la reserva de calcio nutricional; 2) complejación inadecuada de productos digestivos colaterales; y 3) efectos colaterales de hormonas producidas principalmente para compensar la baja ingesta de calcio. El primer mecanismo contribuye a la osteoporosis, el segundo al desarrollo de cálculos renales y cáncer, y el tercero a la hipertensión, preeclampsia, obesidad, y resistencia a la insulina, entre otros (Heaney 2006; Khazai, Judd et al. 2008; Peterlik and Cross 2009; Pilz, Tomaschitz et al. 2009).

Ensayos controlados en adultos con ingestas adecuadas de calcio (1.000-1.500 mg/día) han demostrado que la corrección de la ingesta del mineral permite reducir el riesgo de fracturas osteoporóticas, cálculos renales, obesidad, e hipertensión.