¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

pyridoxal 5 phosphate

La vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble que fue descubierta en la década de los años 30 durante la realización de estudios de nutrición en ratas. Harris y Folkers determinaron en 1939 su estructura, y en 1940 se le dio el nombre de piridoxina por su homología estructural a la pirimidina.

Piridoxal, piridoxamina y piridoxina son moléculas conocidas colectivamente como vitamina B6. Se encuentran de forma natural en los alimentos y de forma añadida en complementos alimenticios y alimentos. El piridoxal, en su forma fosforilada, piridoxal 5-fosfato (P5P) es la forma activa y coenzimada de esta vitamina, realizando la función de cofactor en múltiples reacciones metabólicas. Los tres compuestos pueden convertirse en la forma biológicamente activa, P5P, aunque no todas las conversiones son igual de eficaces.

Cuando en la dieta/complementos alimenticios se ingiere vitamina B6 en forma de piridoxal, este se absorbe rápidamente en el intestino delgado y se transporta por difusión pasiva al interior de las células, donde una quinasa específica fosforila la molécula gracias al gasto de ATP y la presencia de magnesio, necesario para activar la enzima. De esta forma obtenemos P5P.

Por otro lado, si se ingiere piridoxina, el proceso resulta diferente. La molécula de piridoxina, en un primer momento, hace el mismo recorrido que el piridoxal. Se absorbe en el intestino y se transporta a las células. La quinasa la convertirá en piridoxina fosfato en presencia de magnesio y gasto de ATP. Pero ahora, para que tenga actividad coenzimática la piridoxina fosfato debe convertirse en P5P. Para ello necesita oxidarse por medio de una oxidasa y en presencia de riboflavina en forma de flavin mononucleótido (FMN, forma activa de la vitamina B2). Si la presencia de FMN está disminuida, la conversión de piridoxina fosfato a P5P puede verse disminuida hasta en un 60%.

En complementos alimenticios y alimentos fortificados encontramos la forma clorhidrato de piridoxina. Esta forma comercial no es natural. Se añade el clorhidrato a la molécula para aportar estabilidad y el aumentar la vida útil de la misma. Esta forma es artificial y nuestro cuerpo no la puede utilizar directamente. Debe deshacerse del clorhidrato y luego pasar por los mismos pasos metabólicos descritos anteriormente en la piridoxina.

Asimismo, la enzima quinasa, en presencia de piridoxal y piridoxina, tiene más afinidad como sustrato el piridoxal. Por lo tanto, la conversión de piridoxal a P5P es más rápida y eficiente que la conversión de piridoxina a P5P.

METABOLISMO PLP

Fig. 1.- Metabolismo de la vitamina B6.

PN: Piridoxina; PNP: pridoxina fosfato; PL: piridoxal; P5P: piridoxal 5 fosfato; PM: piridoxamina; PMP: Piridoxamina fosfato

Según la encuesta ENIDE (Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española. Micronutrientes. AESAN. 2012) la población española tiene déficits de ingesta de nutrientes básicos, como las vitaminas del complejo B, vitamina A, D, zinc, selenio,... Este estudio se ha realizado recogiendo datos de encuestas de ingesta de alimentos en población adulta española y ha cruzado los datos de la ingesta de energía, macro y micronutrientes con la base de datos de composición nutricional de dichos alimentos (BEDCA). Pero el estudio no ha tenido en cuenta las condiciones de cultivo (ecológico, agricultura intensiva...), alimentación de los animales (libres, calidad del pienso...), procesamiento, almacenamiento y preparación del alimento... Consecuentemente, si ya existen deficiencias en la ingesta de estos nutrientes sin tener en cuenta los factores anteriormente citados, aún falta comentar que las necesidades también se incrementan por la edad, exposición a tóxicos, contaminantes, radiaciones, falta de sueño, estrés... y que los niveles en suero no reflejan los niveles de sus formas activas en los tejidos.

La deficiencia del nutriente básico vitamina B6, por lo general está relacionada con una deficiencia general de la mayoría de vitaminas del complejo B por las causas anteriormente descritas y las necesidades incrementadas. Los síntomas de esta falta incluyen nerviosismo, insomnio, debilidad y pérdida del control muscular, anemia, dermatitis, calambres en las extremidades, pérdida de pelo, aprendizaje lento y retención de líquidos. Existen otros factores que pueden también afectar en los niveles la vitamina B6. El alcoholismo o el consumo crónico de determinados fármacos pueden alterar el estado de su concentración. Los anticonceptivos orales, la isoniazida, furosemida, la terapia hormonal sustitutiva, la penicilamina y brocodilatadores (salbutamol, terbutilamina...) entre otros, producen una deficiencia de esta vitamina en su forma libre. Otra causa de deficiencia de vitamina B6 es una débil actividad enzimática de la quinasa, la cual provoca una disminución de la síntesis de P5P y se asocia con trastornos convulsivos relacionados con una reducción en la síntesis de GABA.

Bibliografía:

AESAN. Encuesta ENIDE. Micronutrientes. 2012.

EFSA. Opinion on Pyridoxal 5'-phosphate as a source for vitamin B6 added for nutritional purposes in food supplements. EFSA doi:10.2903/j.efsa.2008.760

Miquel Adrover Estelrich. ESTUDIO CINÉTICO DE LAS REACCIONES ENTRE PIRIDOXAMINA Y COMPUESTOS CARBONÍLICOS DE INTERÉS BIOLÓGICO Y BIOMÉDICO. Tesis doctoral 2008

Virginia Melo, Oscar Cuamatzi. Bioquímica de los procesos metabólicos. 2º edición. Ed. Reverté 2007.