¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Interacciones farmacoalimentoHace unas semanas publicamos la primera parte del monográfico dedicado a las interacciones fármaco-alimento. En él detallábamos cuáles eran los déficits micronutricionales producidos por el consumo crónico de inhibidores de la bomba de protones (omeprazol) y estatinas.

En esta segunda parte vamos a centrarnos en otro grupo de fármacos ampliamente consumidos: los analgésicos.

Uno de los fármacos representantes de este grupo es el paracetamol (acetaminofeno), un analgésico que actúa inhibiendo las prostaglandinas que además posee una función antipirética.

La dosis terapéutica de paracetamol en adultos es de 250 a 1000 mg. La dosis máxima recomendada es de 4g/día. La dosis tóxica mínima en adultos es de 10g, aunque esta dosis puede variar dependiendo de los niveles basales de glutation, de sus precursores y del estado general de la persona.

 

En condiciones normales el paracetamol es glucuronizado y sulfatado en el hígado en un 90% y luego eliminado por vía urinaria. Del 10% restante, la mitad es excretada directamente por los riñones y la otra mitad es metabolizada por el citocromo P450. La subfamilias CYP2E1, 1A1 y 3A4 de este citocromo transforman al paracetamol en N-acetil-p-benzoquinonemina (NAPQI), un metabolito intermedio altamente reactivo y electrofílico. Este compuesto se une covalentemente a macromoléculas del hepatocito, produciendo estrés oxidativo y necrosis hepatocelular. NAPQI es conjugado rápidamente con glutatión, formando cisteína y mercaptano, que no son tóxicos.

Pero cuando hay una sobredosis de paracetamol o bien un déficit de glutatión reducido (por desnutrición o dietas estrictas, consumo de algunos fármacos, estrés, tabaco, toxinas, metales pesados, contaminación fisicoquímica, alcoholismo, polimorfismos genéticos, enfermedades degenerativas, insuficiencia de precursores o cofactores para reducirlo...) las otras vías se saturan y una proporción mayor del fármaco va a la vía del citocromo. Cuando las reservas de glutatión se depletan en un 70%, NAPQI comienza a acumularse produciendo daño hepático irreversible.

La mejor forma de regenerar el glutatión intracelular es aportar toda la cascada de antioxidantes para reciclar el glutatión oxidado a glutatión reducido. Los nutrientes más efectivos en esta regeneración son la vitamina C, vitamina E, N-acetilcisteína, coenzima Q10 y ácido alfa R lipoico (figura 1). Las investigaciones sugieren que la administración de glutatión, no es efectiva para incrementar sus niveles en sangre ni en tejidos. La mejor forma de incrementarlo de manera eficiente, es aportando los precursores. Por ello, en la práctica clínica, como antídoto a sobredosis de paracetamol se utiliza la N-acetilcisteína, no glutatión.

GSSH reciclado

Figura 1.- Vías para neutralizar los radicales libres y reciclar/regenerar antioxidantes

Los AINEs como ibuprofeno y ácido acetil salicílico, en dosis altas, pueden irritar la mucosa del estómago realizando microsangrados que de forma crónica, favorezca la aparición de anemias por gastritis secundarias (segunda causa más frecuente de anemia en ancianos). Otro de los efectos de los AINEs es su inhibición de los enzimas que intervienen en el metabolismo del ácido fólico, disminuyendo su absorción e incrementando su eliminación renal, así como en la deficiencia de otras vitaminas del grupo B como la B12, donde la correcta función del estómago juega un papel importante en su absorción (pH ácido y secreción del factor intrínseco). La ingesta de ácido acetilsalicílico también se ha relacionado con una reducción de los niveles plasmáticos de zinc. Esta deficiencia suele aparecer a partir del tercer día junto a un incremento de pérdida de zinc en orina.

CN Base es un complemento alimenticio compuesto por vitaminas, minerales, coenzima Q10 y ácido R lipoico, en las formas más activas y biodisponibles, desarrollado para corregir alteraciones nutricionales, equilibrar los procesos crónicos que alteran la absorción/disponibilidad de nutrientes y compensar las alteraciones o déficits micronutricionales causados por los tratamientos médicos aplicados.

CN2 es un complemento alimenticio con acción detoxificante y moduladora del metabolismo, aporta N-acetilcisteína, ácido R-lipoico y vitaminas del grupo B. Su utilización, solo o junto a CN Base, ayuda a mantener el sistema antioxidante y detoxificador del organismo.
Las personas con patologías crónicas y/o sometidas a estrés físico y mental intenso, pueden presentar déficits marginales de micronutrientes. Una dieta equilibrada y adecuada a las necesidades particulares de la persona junto una complementación inteligente, facilita el bienestar general del organismo y la calidad de vida.