¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Alimentos por su contenido I

Conceptos para la clasificación

Glúcidos o carbohidratos. Azúcares, almidones, fibras... El componente básico es la glucosa. A excepción de la fibra que no se digiere ni se absorbe, todos los hidratos de carbono se convierten en glucosa, que es el principal combustible orgánico para las células del cuerpo. Los hidratos de carbono pueden considerarse la energía inmediata del organismo.

Fibra. Son hidratos de carbono que no se digieren ni absorben, eliminándose con las deposiciones. Sin embargo, son absolutamente necesarios para la salud por: las funciones que tienen en el aparato digestivo, ayudar a prevenir muchas enfermedades y, lo más importante: estabilizar el nivel de glucosa en sangre, ayudar a controlar los oxidantes y eliminar sustancias toxicas.

Grasas. Los componentes básicos son los ácidos grasos: saturados; monoinsaturados: omega 9 (ácido oleico...); y poliinsaturados: omega 6 (ácido linoleico LA, araquidónico AA...) y omega 3 (acido alfa linolénico ALA, ácido eicosapentaenoico EPA, ácido docosahexaenoico DHA...). Son las sustancias orgánicas que proporcionan una reserva de energía, además de ser indispensables para ciertas reacciones químicas celulares básicas y ser precursores de moléculas proinflamatorias y antiinflamatorias. Las grasas pueden considerarse la reserva de energía del organismo.

Proteínas. Los componentes básicos son los aminoácidos: valina, leucina, isoleucina, metionina, lisina, treonina, fenilalanina, triptófano, cisteína... Con los alimentos consumimos proteínas que durante la digestión se descomponen en sus aminoácidos. Estos aminoácidos pueden absorberse, pasar a la sangre, llegar al hígado y combinarse de diferentes formas para formar todas las proteínas del organismo, que son la sustancia orgánica fundamental para producir tejidos, hormonas, anticuerpos, enzimas, neurotransmisores... El cuerpo humano está formado principalmente de proteínas y agua. Las proteínas son el componente estructural básico del organismo y de su sistema hormonal e inmunológico.

Desde un punto de vista práctico, para facilitar la alimentación terapéutica en personas con patologías crónicas, clasificamos a los alimentos en:

Alimentos con agua, fitoquímicos antioxidantes y fibra, cuando están formados casi por completo de agua, y contienen: grupos de fitoquímicos que cooperan con los nutrientes básicos para que el sistema antioxidante-antiinflamatorio del organismo funcione, fibra y una cantidad muy pequeña de: hidratos de carbono, proteínas y grasas.

Alimentos con proteínas-grasas, cuando contienen una cantidad significativa de proteína de valor biológico elevado con los aminoácidos esenciales (nutrientes básicos). Pueden contener almidón si el GI (índice glucémico) es bajo.

Alimentos con almidón, cuando contienen una cantidad significativa de almidón y el GI es de moderado a elevado.

Alimentos con azúcares, cuando contienen una cantidad significativa de azúcares y el GI es de moderado a elevado.

Alimentos con grasas, cuando están formados casi exclusivamente por grasa.

A su vez, los alimentos con proteínas, con carbohidratos y con grasas, según la cantidad y el tipo de grasas que contengan, pueden ser:sin grasas, o con grasas: saturadas, omega 9, omega 6 y/o omega 3. El orden va en función de la cantidad, de más a menos. Es decir, si se indica un alimento con grasa: omega 6 y omega 9, es que contiene más grasa omega 6 que omega 9, pero si se indica con grasa omega 6/omega 9 es que hay cantidades similares de omega 6 y omega 9, o bien, que puede variar la cantidad a favor de un tipo u otro de grasa.