¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Alimentación terapéutica

Tóxicos

Cuanto mayores sean los niveles de tóxicos, mayor producción de moléculas proinflamatorias;lo que significa tomar pocas grasas de animales no ecológicos: lácteos enteros, carnes grasas, embutidos, y pescados grasos de gran tamaño (emperador, atún...), y no tomar: alimentos ahumados, a la brasa, y muy hechos.

Los tóxicos contenidos en los alimentos, provenientes de: vertidos y residuos industriales, plaguicidas, aditivos, productos del procesamiento, almacenaje y cocinado (calentamiento)..., son fuente significativa de moléculas antioxidantes y antiinflamatorias.

Alimentos con elevado contenido en tóxicos. La principal vía de entrada de químicos tóxicos ambientales en el hombre es comiendo productos de animales (carne, leche y huevos) que han recibido los tóxicos a través de los piensos que comen, y se van acumulando principalmente en su grasa.

Los alimentos con mayores niveles de tóxicos son:

  • Carnes de todo tipo no ecológicas: aves, ternera, cerdo, cordero, embutidos..., los niveles serán tanto mayores cuanto más grasa contengan.
  • Leche entera y todos los derivados lácteos enteros y postres lácteos, así como los productos que los contengan, no ecológicos.
  • Huevos enteros no ecológicos y todos los productos que los contienen.
  • Pescado azul o graso de gran tamaño como: pez espada (emperador) y atún. También el salmón salvaje y de piscifactoría.
  • Ahumados, a la brasa, hornos de leña, y alimentos muy hechos. Cuanto más hecho está un alimento y más grasa contiene, más tóxicos se producen (ver contaminantes).

Las frutas, verduras y hortalizas almacenan menos tóxicos que los productos de animales. Las que más contienen son: manzana, melocotón, nectarina, uva, cereza, fresa, arándano, lechuga, espinaca, apio, patata y pimiento. Las que menos contienen son: kiwi, melón, sandía, piña, mango, pomelo, aguacate, espárrago, repollo, berenjena y cebolla. Según la FDA y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.