¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Alimentación terapéutica

Grasa trans

Cuanto mayores sean los niveles de grasas trans "malas", mayor producción de moléculas proinflamatorias; lo que significa no tomar: fritos y alimentos industrializados y precocinados con "aceite o grasa vegetal", como bollería, pastelería, galletas y aperitivos.

Cuanto mayores sean los niveles de grasas trans "buenas", mayor producción de moléculas antiinflamatorias, lo que significa tomar queso fresco ecológico, mejor de oveja o cabra.

Grasas trans "malas", artificiales, provenientes de los aceites vegetales, se encuentran principalmente en: alimentos horneados (incluidas las tostadas al horno), fritos, margarinas, alimentos untables, comida rápida, patatas prefritas, galletas, pastelería, bollería (donuts, cruasán, ensaimadas, palmeras, cakes...), aperitivos (chips, ganchitos, cortezas, galletas saladas...), pan de molde, postres lácteos con aceite o grasa vegetas como los helados, sopas deshidratadas, palomitas con aceite, alimentos en conservas, pizzas con aceite o grasa vegetal (principalmente pizza congelada)... y la mayoría de productos industrializados y precocinados.

En un estudio de cohorte prospectivo (1999-2010) de 12.059 personas, los participantes con un elevado consumo de grasas trans presentaron un incremento del riesgo de depresión de un 40% comparado con los participantes que no las consumían, con una relación dosis-respuesta; mientras que el consumo de grasas monoinsaturadas (aceite de oliva) y poliinsaturadas se asociaban a una reducción del riesgo de depresión. Estos hallazgos sugieren que las enfermedades cardiovasculares y la depresión pueden compartir algunos determinantes comunes nutricionales relacionados con los subtipos de la ingesta de grasas. (Sánchez-Villegas 2011).

Grasas trans "buenas", como el CLA (ácido linoleico conjugado) natural, se encuentran en: carne de ternera, cordero y lácteos, principalmente en leche, yogur, mantequilla y queso, ecológicos, pero especialmente en los quesos de oveja y cabra, aunque el contenido depende de la alimentación del animal, siendo mayor cuando es pasto.