¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Alimentación terapéutica

Grasa saturadas

Cuanto mayores sean los niveles de grasas saturadas, mayor producción de moléculas proinflamatorias; lo que significa tomar pocos: lácteos enteros, carnes grasas, embutidos grasos y yemas de huevo, o bien, consumirlos ecológicos moderadamente.

Cuanto mayor es el aporte de grasas saturadas y trans "malas", más moléculas prooxidantes y proinflamatorias se producen. El organismo necesita poca cantidad de grasas saturadas y ninguna trans artificial para mantener la salud.

Alimentos con grasas saturadas (ácidos palmítico, láurico y mirístico): mantequilla, nata, coco, galletas, pastelería, bollería, chocolates, postres lácteos, galletas saladas, manteca de cerdo, quesos grasos, leche entera, yogur entero, yema de huevo, carnes grasas y embutidos grasos.

Sin embargo, la cantidad de ácidos grasos saturados "malos" (el esteárico podría ser neutro o incluso beneficioso) también dependen de la alimentación del animal, reduciéndose en carne, huevos y leche, si está basada en hierba, forraje, piensos con harina de linaza...